17 oct. 2011

Otra vez la controversia ¿Orgánico o Transgénico?, ¿No hemos oído suficiente?

De acuerdo a lo que hemos visto en los últimos días en los medios acerca del debate "Orgánico o Transgénicos" se avecina un debate a sangre y fuego. Para los que se oponen a la tecnología, luditas urbanos de café laté orgánico, todo vale. El Comercio saca a sus acorazados con editoriales sobre el tema. La República saliva otra oportunidad de golpear a "los neoliberales de la agricultura". La revista Somos se pone su mejor vestido para sumarse al apanado. El canal 4 pareciera hacer lo mismo con Raúl Tola y Anuska Buenaluque a la cabeza.

Un artículo de hoy en El Comercio dice textualmente: "....¿Y a todo esto las semillas transgénicas? Pues nada, nada tienen que ver con “el bienestar de la humanidad” y sí mucho con los intereses de grandes empresas químico-farmacéuticas que pretenden apropiarse, por esa vía, de todo aquello que nos llevamos a la boca, hasta de un simple y humilde choclito...". Nada de eso es cierto, pero El Comercio usa todo su poder para escribir y ponderar sobre una tecnología que no entiende ni desea entender. Pura flojera intelectual.

¿Acaso Monsanto y las otras cinco grandes de occidente (Du Pont, BASF, Bayer, Dow Agrosciences y Syngenta) tienen patentes que cubran algunos de nuestros cultivos nativos? O algunas empresas de Oriente (Origin Agritech, Mahyco, Evogene) ? Tampoco. ¿Entonces de qué estamos hablando?. Es increible como este diario recurre a las tácticas de la izquierda setentera: el cuco de las grandes transnacionales. Y en el peor de los casos, ¿sabe acaso El Comercio que las patentes de cualquier compañía solo tienen validez en el país donde fueron aprobadas?. Que yo sepa INDECOPI no ha aprobado ninguna patente de alguna de esas compañías que de algun modo comprometan nuestra biodiversidad o seguridad alimentaria. Pregunto: ¿existe alguna patente en INDECOPI que cubra a nuestra quinua, olluco, kiwicha, rocoto, mashua, oca, maca, etc y que impida su comercialización en el país? Ninguna. En consecuencia se trata de una inocente equivocación o de una deliberada intención de confundir a los lectores con información errónea e inexacta.

Es posible que la moratoria a los OGMs sea aprobada en el pleno y que los tecnófobos nativos se salgan con la suya, pero eso no significa que la moratoria sea una sabia decisión. Por lo que pude ser testigo en la Comisión Agraria la semana pasada cuando fui invitado a dar una conferencia de 20 min sobre el tema, las razones y argumentos a favor de la moratoria eran, en mi opinión técnica, totalmente equivocadas, o en el mejor de los casos emocionales. No estoy diciendo que los Congresistas de la Comisión no tengan derecho a sus temores y asus miedos. Al fin al cabo el Perú es un país libre la última vez que chequé. Pero cuando esos temores y esos miedos intentan legislar, el problema sí que es grave y terrible para la República.

Cada una de las intervenciones, excepto dos o tres que mostraron una valiente posición en contra, usaban argumentos sin ninguna base técnica o científica. Me dieron la impresión de ser, mayormente alimentadas por asesores mal informados, mal intencionados o quizás ganados por el lobby orgánico. No seamos políticamente correctos, ninguno de los congresistas es un experto en OGMs. Eso no tiene nada de malo, pero para eso se invita y se escucha a expertos. Se lee, se estudia, se discute, se analiza, se busca asesores expertos, o se invita a científicos peruanos residentes en el extranjero (una llamada por Skype es barata, $ 0.02 por minuto) y porque no a científicos de otros países. ¿No hablan inglés?, no importa, se contrata a un(a) traductor(a). En el peor de los casos hay expertos españoles, colombianos, argentinos, chilenos, cubanos, etc. con los que se pudo hablar. Todo con el objetivo de agotar el tema, de saber que se hizo el mejor esfuerzo.

Pero, tomar una decisión tan importante en una tarde y solo con dos intervenciones, una a favor de la moratoria y otra en contra, fue, por lo menos, irresponsable.

Los políticos están para liderar aun en contra de la opinión pública y pensar en el largo plazo. Ningún favor nos hace este Congreso legislando con sus miedos, o tomando algunos de los nuestros. Nuestro país se merece, como decía Edmundo Burke, estadista irlandés, ".... representantes que nos sirvan con su buen juicio y con su dedicación y que no nos traicionen, en lugar de servirnos, siguiendo nuestra opinión...".






No hay comentarios: