27 jul. 2009

Carta enviada por el Dr. Wayne Parrott al Director del diario La República


Estimados señores de La Republica,

Por favor permítanme comentar sobre “La planta sagrada de los incas desafía al gigante Monsanto” publicado el 19 del corriente mes. Soy un profesor de agronomía en la Universidad de Georgia, estado que se encuentra afectado por este amaranto descrito en este artículo, y quisiera corregir varios errores del artículo.


1. Esta maleza NO se trata de la kiwicha (Amaranthus caudatus) sino de Amaranthus palmeri, una forma silvestre del amaranto. Si nosotros tuvieramos la dicha de que la kiwicha creciera en nuestro entorno, se le trataría como cultivo y no como maleza.


2. Nadie está abandonando la siembra de la soya transgénica. Los productores simplemente han cambiado el régimen de herbicida que usan, al igual que lo han hecho varias veces en décadas pasadas cuando ha surgido problemas con otras malezas. Nadie está jalando malezas a mano para controlar esta maleza en la soya.


3. Mientras no cabe duda que el origen de esta maleza se debe a la selección impuesta for el uso de glifosato, quiero resaltar que NO se debe a que el amaranto silvestre se haya cruzado con la soja. Al igual que los perros no se cruzan con los gatos, ni las vacas con los caballos, el amaranto silvestre sencillamente no puede cruzarse con la soya.


Wayne Parrott, Ph.D.
Department of Crop and Soil Sciences
University of Georgia
USA

No hay comentarios: