19 ago. 2009

Quiero mi fertilizante

Hace unos días se produjo la toma de la hidroeléctrica de Yuncán por los pobladores de la zona de Paucartambo (Pasco). La protesta de los comuneros tenía como demanda principal la compra de fertilizantes para sus cultivos con fondos de la Asociación Fondo Social Yuncán (AFSY), persona jurídica sin fines de lucro que recibe los aportes económicos semestrales de la empresa EnerSur. Hasta aquí los hechos.
Lo interesante es que nadie en los medios ha reparado en el hecho que estos comuneros hayan recurrido a la violencia para reclamar por fertilizante (sintético). Pareciera que los cientos de miles de dólares que la colaboración internacional ha gastado en el Perú no ha podido acabar con el sentido común de nuestros agricultores. No se equivoquen, existen decenas de ONGs fuertemente financiadas por jugosos grants de la UE que han predicado las supuestas bondades de la agricultura orgánica para satisfacer las ineficiencias de sus productores europeos. Como la AO no es tan eficiente como la convencional, la industria orgánica europea recurre a expandir su evangelio a los países de la periferie para que usen sus tierras, su agua y su mano de obra barata y exporten sus productos a la Europa exquisita a precios más bajos que los que cobraría un agricultor europeo.
Me alegra y me reconforta que nuestros agricultores den muestra de independencia intelectual y no se dejen engatuzar por el oenegero de turno. Ellos saben que sus campos necesitan verdaderos fertilizantes para poder producir cada vez más. Estoy seguro que si pudieran tambien usarían herbicidas para evitar que sus mujeres tengan que deshierbar sus cambos a mano durante interminables jornadas de trabajo duro e inútil.


Luis Destefano Beltrán, Ph.D.


No hay comentarios: